domingo, 23 de noviembre de 2008

SIGLO XXI SIGUE EL CAMBALACHE





...Que el mundo fue y será una porquería
ya lo sé...
(¡En el quinientos seis
y en el dos mil también!).
.... Igual que en la vidriera irrespetuosa
de los cambalaches
se ha mezclado la vida...

Tango-1934

Se nos ha mezclado la vida,vale menos que nada,en un segundo la perdes,el canibalismo esta presente, ya nada es ficción todo es real para que ver películas de horror si el horror esta en tu noticiero diario?.
Ayer lei en el boleto del colectivo urbano”;no sigas a los sabios porque ya conoces el camino”,y me quede reflexionando al respecto pero cual es el precio?
nos gustan los riesgos y por mas que sepamos sobre una consecuencia de un acto nos tropezamos con la misma piedra.
Cuando algo se hace con bonanza creo que no esta mal, es aceptable, pero cuando algo se hace al propósito con la indiferencia el egoísmo no hay defensa valida contra esas cosas.
Vivimos en un mundo complejo donde dale que va total...
Nadie discute que los avances tecnológicos, medicinales y demás estén mal.Se discuten las guerras,las leyes,los psicopatas.los asesinos,el horror.Siempre decimos q el tiempo pasado fue mejor todos las generaciones dicen los mismo cada año,pero nada de estas cosas cambian siguen y siguen solo unos pocos son los hacedores.

Para ilustrar Les dejo un Fragmento de Alejandro dolina “Elogio del fracaso” :Los Hombres Sensibles han producido numerosas apologías del fracaso. Sus enemigos sostuvieron siempre que tales expresiones no eran más que un pálido intento por demostrar que sus melancólicos destinos eran el efecto deseado de conductas acertadas. ..
..Tal vez hay en el éxito una salud grosera que debió repugnar a aquellas almas elegantes.
Ya mismo hay que decir que existieron personajes extremos, capaces de llevar estos curiosos criterios hasta los distritos de la locura. Así, ciertos sujetos obtusos no se contentaron con soportar el fracaso: lo buscaron apasionadamente.
Como nadie, Almafuerte sintió que la frustración es la meta final de todo destino y sospechó que para compadecer cabalmente era necesario abismarse en la desgracia y aun en la infamia.
Puede concebirse un pesimismo todavía más hondo: el universo es tal vez un fracaso. Vivimos entre los restos melancólicos de un propósito maravilloso que salió mal. Resisto aquí la tentación de extenderme en una alegoría.
Otros postulaban el fracaso silencioso. Humildemente alcanzo a adivinar una tercera e ínfima categoría: el fracaso inconsciente. Alguien pierde y no sabe que pierde o -peor aun- cree que gana....

4 comentarios:

Allek dijo...

Interesante rincon...
saludes
y mucha paz-ciencia!!

SUSANA dijo...

Aún y con todo, Pato, sigo pensando que éxito y fracaso son dos grandes impostores.

Hay días en que el mundo se lleva como una pesada vaca en la espalda, otros en que nos sentimos más optimistas.

Cambalache fue escrito con la nostalgia que despertaba ese Buenos Aires que cambiaba rotundamente, paisaje y costumbres. La modernidad entraba a las trompadas!

Nuestro estado de ánimo actual, es bastante similar!

Mi abrazo y Agradecimiento por tu publicación!

SOLO CROCHET dijo...

muchas gracias por tus palabras

todos los mensajes que me dejan me dan mucho animo para mas!!!!!!
nos mantenemos en contacto

saluditos

Silvana

ALEX dijo...

DEFINITIVAMENTE PREFIERO LOS CAMBIOS A GOLPES QUE LA CALMA CHICHA QUE DE VIVE A RATOS. AUNQUE AQUI EN LA COLOMBIA MACONDIANA QUE ME TOCO VIVIR NO VIVO MUCHOS RATOS DE TRANQUILIDAD. ESTE NO ES UN LUGAR PARA ESTAR TRANQUILO.